Poema del confinamiento/ Confined verses

Poema del confinamiento

Por Ana R. González

 

Tengo que ir poco a poco.

Escuchar el latido oculto,

Las alas detenidas del colibrí,

Las ganas de volar de nuevo,

Posado en la rama de ese árbol,

La savia que cura la corteza,

La tristeza que no es bienvenida,

La alegría que haga cunas y nidos,

La calma dulce de este tronco

Que inmóvil es casa frondosa,

Y en el confinamiento lleva

Brisa de tulipanes y almendros.

 

Tengo que ir poco a poco.

Temo que mis pensamientos

Se conviertan en mareas y remolinos.

Y yo, hoja disecada, reposo

En esta morada confinada.

 

No queda otra sino estar en paz.

Tener animoso el corazón.

La mente suavemente tranquila.

Y que echen flores las macetas

De todos los balcones.

Puedo oír de nuevo

Cantar el ruiseñor.

Y su canto es de esperanza.

CONFINED VERSES

I must go step by step
Heed the hidden beat
Of trapped hummingbirds wings
The keenness to fly again
Sheltering in that trees branch
The sap that heals the bark
The sadness not welcome
The joys that makes cradles and nest
The sweet calm of rest
I must go step by step
Fearing that my thoughts
Will change to tides and eddies
Though I ,dried leaf, rest
In this dwelling entrapped.
Nothing left except to be at peace
To have a brave heart
Mind gently calm
And flowers bloom in pots
On all the balconies
To hear again
A nightingale singing
A song of hope.

 

HÉROES

                                                                                 HÉROES

 

María, médico, llega a casa después de otro día de trabajo en el hospital. Su hija Laura la recibe en pijama danzando por la casa, sin ganas de cama.

-Oye, Mama, ¡Cuánto come el abuelo..! ¿No? Yo creo que está raro.

-Cariño, es que hay gente que con el confinamiento come más.

-¿Entonces el confinamiento da hambre?

-Sí, a algunas personas.

Al abuelo le mandan la compra online. Abuelo, ni se te ocurra salir de casa, ni a comprar el pan, que eres un paciente de alto riesgo, y ahora te tienes que quedar en cada. Recuerda, que te queremos mucho.

-Pues se va a poner muy gordo. Como una ballena.

 

 

El abuelo se llama Ramón. “Nací ya hace mucho,” como dice él, “y además solo se nace una vez pero se vive cada día.”

Vive solo en un piso donde la ausencia de su esposa impregna los rincones de la casa y de su alma. También hay fotos de la hija y de la nieta. En su memoria tienen cabida el pasado, presente y futuro.

Trabajaba de profesor de lengua y literatura en un colegio hasta que se jubiló. Después vinieron otras rutinas, como la gimnasia de mantenimiento, jugar al mus con otros de su quinta, pasear despacio por las calles donde cada vez hay menos bancos donde sentarse, y cuidar a su nieta Laura. A su hija María la llama todos los días. Por las noches conversa con el recuerdo de su mujer cuando el sueño se le escapa. Eso era su mundo hasta que vino la guerra contra el bicho del coronavirus.

 

Ahora tiene el corazón en un puño. Su pareja de mus, Francisco, hace dos meses se fue a vivir a una residencia. Le llama por teléfono. Francisco está con los ánimos por los suelos; no tiene hijos, ni sabe dónde ir, pero le da miedo que de la residencia no salga. O salga en ataúd. ¡Con todo lo que se cuenta en la televisión,…!

Después de aquella conversación, el abuelo Ramón conversó esa noche con el recuerdo de su difunta esposa. Le dijo al despedirse palabras de amor. La decisión estaba tomada.

Llamó a Francisco y le dijo que en su casa podía dormir en el cuarto reservado para la nieta, que empaquetará sus cosas, tomará un taxi y se fuese de la residencia.

Desde entonces, Francisco es otro habitante de la casa, otra boca, otras manos que aplauden a través de la ventana a las ocho de la tarde.

 

El abuelo Ramón no se lo ha dicho a su hija, que tanto se preocupa por él. Con el carácter que tiene, bien es capaz de regañarle.

La comida la reparten, pero dura menos. Hay que decir que Francisco es un cocinillas, y las comidas en la mesa, sentados los dos, son más animadas.

La convivencia resultó más sencilla de lo que en un primer momento pensó Ramón. Hablan de temas variopintos e intentan encender poco la televisión, que solo informa del monotema. Cuando se aburren, juegan a las cartas, pero no al mus, porque para eso necesitan ser cuatro, y cuando intentaron un mus por video llamada, las señas no las entendían, y perder por wassap no es igual de digno que en un cara a cara.

 

Enrique tiene manos de jardinero, y riega las plantas de salón, que nunca han estado tan bonitas como ahora. Verde, que te quiero, verde, verde planta, verde primavera desde el balcón, que te quiero sano, salvo y en casa, verde salón. Ramón se inventa poemas y estrofas, y escribe en sus ratos cortos un cuaderno creativo de cuarentena.

 

 

Cuando llega a su casa, es tarde y su hija, que desde que no hay colegio está algo asilvestrada y desconcertada, con los horarios cambiados, le espera despierta, danzando en pijama; “Hoy mami te volví a aplaudir desde los balcones. He hecho deberes con papa. Pero no tengo sueño. ¿Dibujamos un rato? ¿Llamamos al abuelo? ¡Ese después del confinamiento va a terminar gordo! Con la barriga de Papa Noel.”

Llaman al abuelo Ramón. Pero se han debido de equivocar porque contesta otra voz. Cuelgan y repiten la operación. Contesta de nuevo esa voz desconocida y María comienza a inquietarse. ¿Estará tan cansada que se equivoca de número? Marca de nuevo. Esta vez; sí contesta el abuelo Ramón.

-Hola. ¿Cómo estás?

-Viejo…

-…Pellejo. – prosigue, la hija, la broma de siempre.- Todo huesos.

-Eso es, viejo y pellejo. ¿Y tú hija? ¿Cómo vas? ¿El hospital, mi nieta Laura?

-Como siempre papi. Luchando contra el bicho feo. Tu nieta Laura piensa que vas a engordar.

-Ah, eso. Bueno, hija, es que tengo una cosa que contarte…- y haciendo acopio de valor, comienza a narrarle que hay un habitante más en el piso.

Después, hay silencio.

-¿Sigues ahí, hija? ¿María?

-Sí. Te olvidaste entre tanto viejo, hueso y pellejo, de mencionar que sigues con el mismo corazón inmenso. Pues nada, os tenéis que lavar las manos continuamente, extremar toda medida de higiene, y ninguno de los dos salir a la calle. ¡Anda que…! ¡Me has dejado muy sorprendida! Ya haré más compra online. Yo me encargo, ya lo sabes.

-Por eso no te inquietes. Solo salimos a la ventana a aplaudir. Por nuestros héroes.

-Te paso a Laura, que quiere darte un beso por teléfono. Te queremos mucho.

-Y yo.

 

La nieta Laura no entiende bien lo del Coronavirus. Suena muy raro para ser una enfermedad. Ella no entiende ese nombre; las princesas de Disney llevan corona y son hermosas, pero el bicho ese, es muy feo, y no debería ser monarca. Tampoco entiende que no pueda ir a clase. Echa de menos a sus amigos.

Lo único que ha entendido a su manera es que el abuelo ha adaptado a otro anciano.  A lo mejor después de que termine eso del confinamiento, le convence para adoptar una mascota también. Su abuelo Ramón es una caja de sorpresas. Podrían llamar al futuro perro; Barrigón.

Copos de nieve// snowflakes

Por Ana Rosario Gonzalez

Resultado de imagen de nieve

COPOS DE NIEVE

Mis cabellos copos de nieve,

Ya deje de precipitarme,

Mis Cabellos copos de nieves,
Me asenté y madure.
Tengo un jarro lleno de sabiduría
Y mis palabras son sensatas.
Pero hay días que deseo ser un niño.
Inconsciente, valiente, temerario
Soñador, con castillos en el aire.
Y por eso,
Al ver a los niños
Siempre les mando
Lo queda de un corazón rebelde
Para que persigan sus sueños,
Para que cuando envejezcan,
Y sus palabras tengan un poso de sabiduría
Y sus cabellos aniden copos de nieve,
Sean hombres orgullosos de su viaje,
Sean niños grandes con recuerdos hermosos,
Sean pozos de sabiduría, ilusión y ternura.
Sean las chimeneas que calientan el invierno.
Un corazón con revestimiento de nieve.
Imagen relacionada
Snowflakes
My snowflake hair
No longer rushing
My snowflake hair
Settles and matures me
I have a jug teeming with wisdom
And my words considered
But there are days
when I wish to be a child
Unaware, valiant, reckless
Dreamer with castles in the sky
And so
Seeing children
Always I command them
With what remains of a rebel heart
That they follow their dreams
And their words sediments of wisdom
And their hair shelters snowflakes
That they be men proud of their journey
That they be big children with sweet memories
That they be wells of wisdom, hope and tenderness
That they be the hearths that warm the winter
Hearts with coatings of snow.
Imagen relacionada

Cabeza de pajaros negros /// Mind of black birds

Cabeza de pajaros negros

por Ana R Gonzalez

Siempre pensativa.

En cierta cabeza
Hay pájaros y
Caracolas de orilla,
Pensamientos de idas,
Relojes de vueltas
Enigmas de acertijo.
Duelen los dilemas
Como vuelan los temas
Al  Viento,  del estudiante
Que los arroja.. Lejos… .
Quien no tuvo un pensamiento
Que,  chispeante,  parecía
Champán burbujeante?
Y ¿quien.. Quien… Quien
No quiso rosas cuando
Tuvo claveles pálidos?
Duelen los dilemas
Como dardos anclados
En corazones en tristeza.
Pasean las nubes pensantes
Pasean las noches exasperantes.
Y ¿ quien.. quien..? Dime,.. ¿quien..
No deseo cambiar pensamientos
De idas y venidas,
Por quimeras de besos?
Dame champán y rosas
Que yo,  a cambio
Daría risas, mi vida.
Y entonces, los pájaros
Que en la cabeza
Negros, sobrevuelan
De cuervos se volverían
En elegantes cisnes.
Image result for cuervos
Mind of black birds
Always thoughtful.
In a certain head
there are birds and
shells of the seaside.
homecoming thoughts
turning clocks
rhyming enigmas.
Hurting are the dilemmas
such as the flying topics in paper
turn to the wind by the student
who throws them… so far
Who never had a thought
that, with passion, seemed
sparkling champagne?
And who… who.. who
never wanted roses when
they had pale carnations?
Hurting are the dilemmas
like sunk darts
in sad hearts
thinking clouds go by
exasperating nights go by
So  who… who.. tell me… who
would not have changed thoughts
of ups and downs
for delightful kisses?
So give me champagne and kisses
in exchange, i will
give you my laughter, darling
so it be then, the birds
in my mind
black, flying
from crows
will turn
to elegant
swans.
Image result for cisne

La telaraña de Clotho/ Clotho´s web

La telaraña de Clotho
Por Michael Frank
Grace se sienta
tricoteando
repiqueteo
el reloj hace tic toc
entretejiendo el pasar del tiempo
las hojas se caen
ella trabaja la lana
lentamente creando
un futuro
tic tac
click clack
la teleraña de clotho
el pasar del tiempo
la telaraña
que me arrastra,
Hasta tejer tiene sus beneficios
Clotho´s web
Grace sits
Knitting needles
Clacking
The clock tic-tocs
Weaving the passing of time
The leaves are falling
She works the wool
Gently creating
A future
Tic-toc
Click clack
Clotho’s Web
Time passing
The spider’s web
Drawing me in.
Image result for clotho s web

VERDE, VERDE TIERRA// GREEN, GREEN LAND

VERDE, VERDE  TIERRA
Por Ana R. Gonzalez
Crecí entre aguacates
entre árboles verdes
entre flores de verde tallo
verdes lirios, verdes hojas.
verde espesura de caderas
verdes manantiales para mi sed
verdes caricias de manos labradoras
para cuerpos fertiles y florecidos.
Ay de mi verde, verde tierra
donde mis tristezas nunca eran
siquiera en sol o lluvia existían,
ay de mi verde tierra, verduzca
que con el cambio climatico
es desierto seco y olvidado.
Y yo, que crecí
entre aguacateros
en esa verde,
verde tierra.
kfcg
MY GREEN, GREEN LAND
I grew up among avocados pear trees
among green trees
among flowers of green stem
green lilies, green leaves
green thick vegetation of hips
green springs for my thirst
green caresses for my ploughing hands
for bodies fruitful and flourished.
Oh my, my green, green land
where my sadness never was
not in sun or in rain did it exist
oh my, my green, green land
that with the climate change
is forgotten dry desert.
So be it, for me
 who grew up
among avocados pear trees
in this green,
oh, green land.
Sáhara

LLuvia, espalda, sonrisa// Rain, back, smile

LLUVIA, ESPALDA, SONRISA
por Ana Rosario Gonzalez

Disfrutala por mi,

esta lluvia que cae                                                                                                                                  sobre tu pelo,                                                                                                                                        que acaricia tu espalda.

Esta lluvia,
que es  a la tierra
nectar divino del que
brotan flores
y plantas trepaderas
y amapolas de tu cintura.
Esta lluvia,
que es para mi
indispensable
como tu sonrisa.
Saldrás de casa
y las gotas caerán
por tu esbelta figura.
Quizás lleves paraguas
y te cobijes bajo el ala
de un plastico colorido.
Y bajo el paraguas,
bajo la lluvia incesante,
yo solo recuerde tu sonrisa
y mi  mirada
que acaricia tu espalda.
Resultado de imagen de lluvia
Resultado de imagen de sonrisa
RAIN, BACK, SMILE
Enjoy it for me,
this rain that falls
on your hair,
that caresses your back.
This rain,
is to Earth
divine nectar from which
flowers spring
and climbing plants
and poppies in your waist.
This rain,
essential to me
like your smile.
You will go out from home
and the drops will fall
on your slim silhouette.
Maybe you carry an umbrella
and you will take shelter under the wing
of a colored plastic.
And under the umbrella,
under the incessant rain,
I will only remember your smile
and my glance
that caresses your back.
Resultado de imagen de lluvia

Tea for two// Té para dos

Tea for Two
by Michael Frank
 
My African Queen
Smiles
In the tea room- so English
She opens her pristine napkin
The triple-tiered tea tray arrives
Crustless dainty sandwiches
Scones with gooseberry jam
Sweetie bits
Her blackness contrasting
With the immaculate whiteness of the table
But who is shining more?
The joy of her
Or the white ironed table cloth
We sip our Kenyan tea.
Resultado de imagen de tea time

Té para dos

Mi Reina Africana
sonríe
en la salita del té
-¡todo tan inglés!
llega la bandeja del té
con sus compartimentos
refinados sandwiches sin corteza
bizcochitos con mermelada
de  grosella silvestre
dulces trocitos
Su tez oscura contrasta
con la mesa blanca inmaculada
pero ¿quién brilla más?
¿Su jubilo y alegria
o el blanco mantel planchado?
Sorbemos nuestro Té de Kenia.
Resultado de imagen de tea time

Operación de Corazón//Heart surgery

por Ana Rosario González

OPERACIÓN DE CORAZÓN.

 

Órgano vital,

Ese Corazón

en el pecho.

Siempre lo relacionan

Con amor.

El paciente X decía,

Que era síntoma de vida.

 

No sé si hay vida sin amor,

No sé si hay más música

Que escuchar los latidos

Regulares de ese corazón.

 

Los cardiólogos lo llaman

Milagro, oh, sí, milagro,

Los familiares; ¡esperanza!

Y el paciente X sonríe.

 

La vida plena

Palpita regular

En un corazón

Lleno de amor.

Resultado de imagen de heart surgery

HEART SURGERY

 

Vital organ,

This Heart

In the chest.

It is always

Related to love.

The patient X would say,

It was a symptom of life.

 

I don´t know if there´s life without love,

I don´t know if there´s more music

Than hearing the regular beating

Of this Heart.

 

The cardiologists call it

Miracle, oh, yes, miracle.

Family members: hope!

And the patient X smiles.

 

Life at its peak

Beats regularly

In a Heart

Full of Love.

Resultado de imagen de heart surgery

esos momentos oscuros // those black moments

Por Ana Rosario González
Bonjour,
look at my heart broken,
look at my wings who fly low,
look at my black moments,
look, look inside deep.

This is a dark pattern.

let it shine like a lantern
the scars that grow among
the sacred deeds of light,
that bless the morning glory
the light of flowers and plants.
Should there be no black nor grey days
would we grow tired of dawn?
would we grow tired of “everything is fine”?
no ups no downs…always constant
would we appreciate the goodness?
would we take everything for granted?
Let the scars shine like a dark proud pattern
to remind in contrast the glory, beautiful joy,
of the beauty within.
Resultado de imagen de mariposas en la oscuridad
Bonjour,
mira mi corazón roto
mira mis alas que vuelan bajo
mira mis momentos oscuros,
mira, mira dentro en mis profundidades.
Hay un patrón oscuro,
deja que brille como una linterna
las cicatrices que crecen entre
las sagradas acciones de la luz,
que bendice la gloria de la mañana,
la luz de flores y plantas.
Si no hubiera ni días negros ni grises
¿nos cansariamos del amanecer?
¿nos cansariamos del “todo va bien”?
Sin subidas ni bajadas….. siempre constante
¿apreciariamos la bondad?
¿dariamos todo por sentado?
Deja que tus cicatrices brillen como un patrón oscuro
del que estar orgulloso
para recordarte en contraste
la preciosa y gloriosa alegria
de la belleza de dentro.
Resultado de imagen de mariposas en la oscuridad